infecciones y copa menstrual preguntas y respuestas

Copa menstrual e infecciones

Información sobre la copa menstrual con respecto a varias infecciones vaginales comúnes. Para empezar debemos aclarar: las copas menstruales NO SON CAUSANTES de ningún tipo de infección vaginal, si se usa correctamente. De hecho la copa menstrual te puede ayudar a detectar problemas en tu salud vaginal de manera temprana, a diferencia de tampones y compresas que se ha comprobado que si pueden ser causantes o promotores de infecciones.

Aquí vamos a hablar profundamente sobre las infecciones vaginales más comunes, sus causas, cómo detectarlas, prevenirlas y tratarlas, así como el rol que juega la copa menstrual en dichos procesos.

Infecciones vaginales y vaginitis

La vaginitis es una irritación en la vulva o canal vaginal. Parece simple, pero en realidad, son tantas las causas, que debemos separarlas en múltiples afecciones. Algunas pueden tener consecuencias leves que pueden desaparecer al eliminar los causantes, mientras que otras son causadas por infecciones vaginales, que a su vez vienen dadas por hongos o bacterias infecciosas, causando síntomas parecidos, que desencadenan múltiples problemas para nuestra zona íntima, afectando también el periodo, y el uso de la copa menstrual.

vaginitis y desequilibrio vaginal

Causas de vaginitis y tipos de infecciones

Ya que ambos conceptos están estrechamente relacionados, hemos agrupado las causas de la vaginitis y de las infecciones vaginales en un solo bloque; pues ambas pueden tener el mismo origen, es decir, un desequilibrio químico en la zona vaginal.

Alergias o sensibilidad a ciertos agentes irritantes

  • Productos para la “higiene femenina” como desodorantes, jabones, geles de baño, duchas vaginales, perfumes…
  • Compresas y tampones relacionados también con shock tóxico.
  • Papel higiénico colorado o perfumado.
  • Ropa interior lavada con detergentes o productos muy abrasivos.
  • Lubricantes o espermicidas, hechos a base de aceites, o saborizados con azúcares, o tinturados.
  • Juguetes sexuales o condones fabricados con látex, BPA, goma de caucho, TPE, o materiales a los que puedas ser alérgica.
  • Pantalones, ropa interior, o pantimedias muy ajustadas, calurosas, que no dejan respirar la zona de la entrepierna.
  • Uso prolongado de trajes de baño húmedos o ropa deportiva mojada.
  • El agua de la pileta o de los jacuzzis, cargada de cloro o bacterias.
  • Consumo elevado de dulces y harinas.
  • Aplicación indiscriminada de antibióticos.

Estas son las primeras causas de incomodidades vaginales, y aunque al principio puede que solo causen irritación, también a largo plazo pueden desencadenar infecciones más fuertes. Para más información, en el siguiente vídeo, un médico argentino te explicará de manera visual cómo éstos malos hábitos afectan el canal vaginal.

El sexo.

La vagina tiene un delicado equilibrio hormonal y químico, así como una flora bacteriana específica. Al tener relaciones sexuales, se conectan estrechamente ecosistemas muy diferentes, el propio y el de la pareja. Además, si se suman, las practicas sexuales anales y orales, estamos hablando de una mayor cantidad de bacterias y químicos que podrían alterar el equilibrio vaginal, inclusive al usar protección.

  • Es por eso que muchas adolescentes sufren de infecciones vaginales las primeras veces que mantienen éste tipo de relaciones.
  • Por otra parte, éste problema también es común en mujeres que tienen relaciones sexuales con una persona, luego de haber pasado mucho tiempo con otra pareja.
  • Así mismo, las mujeres con una vida promiscua, tienden a desarrollar éste tipo de irritaciones, así como otras infecciones más graves, dada la elevada probabilidad de estar con una pareja portadora de un virus o bacteria infecciosa. Esto se conoce mejor como ETS, (Enfermedades de transmisión sexual)

Déficit hormonal o atrofia vaginal

La baja producción de estrógeno, ya sea por culpa de la menopausia; el periodo post parto de lactancia; u otra enfermedad subyacente en los ovarios; deriva en una pobre lubricación de la mucosa vaginal, debilitando la respuesta inmune ante el ataque de bacterias externas, o estimulando la sobre-población de bacterias internas.

Alteración por levaduras

Mejor conocidas como infecciones vaginales por hongos, siendo la más común la candidiásis. Se trata de una proliferación anormal en la levadura natural de la vagina llamada, generalmente la Candida. Las causas suelen ser las mismas que hemos mencionado hasta ahora, así como un desajuste nutricional.

Alteración por bacterias

A ésto se le conoce como vaginosis bacteriana, y se trata de un desequilibrio en la flora bacteriana vaginal. Normalmente hay más bacterias lactobacilus, que mantienen controladas a los anaerobios. La alteración ocurre si el crecimiento de los anaerobios, supera a los lactobacilus. Generalmente ocurre por desequilibrios hormonales, alimenticios o de temperatura, así como contacto con sustancias químicas, o bacterias que disparan una respuesta inmune.

Enfermedades de transmisión sexual

tipos de infecci´´on vaginal

Las irritaciones vaginales más fuertes y a veces peligrosas, casi siempre son causadas por una mala higiene y falta de protección durante las relaciones sexuales. las infecciones más comunes son las siguientes:

  • Tricomoniásis: Causada por parásitos protozooarios llamados Trichomonas vaginalis.
  • Clamidia: causada por la bacteria Chlamydia trachomatis.
  • Gonococo: también conocida como gonorrea, causada por la bacteria del mismo nombre Gonococo.
  • Herpes: Virus infeccioso
  • VPH: Virus del Papiloma humano, (más de 40 mutaciones).

Recurrencias

Desafortunadamente, ésta es una de las patologías más recurrentes en las mujeres. Con una de las tasas de recurrencia más altas. Y se pueden repetir por cualquiera de las causas mencionadas anteriormente. Mientras más se repiten las afecciones, más propensa suele ser la mujer a volver a reincidir.

Síntomas

Los síntomas de la vaginosis común, así como de las infecciones vaginales son casi los mismos, y a veces pueden ser indetectables o muy obvios. Por eso hasta que no se haga un examen de sangre, o un diagnóstico profesional, es difícil saber de que se trata exactamente.

De todos modos, los síntomas generales son los siguientes:

  • Enrojecimiento en la vulva.
  • Ardor, dolor, incomodidad o picor vaginal.
  • Inflamación de la zona íntima.
  • No se tolera bien la penetración.
  • Cistitis (Ganas de orinar más seguidas).
  • Ardor o pinchazos al orinar.
  • Flujo vaginal anormal (espeso, de diferente color, oloroso, o espumoso).
  • Posible fiebre.

Tramientos y recomendaciones

En primer lugar, si presentas varios síntomas de los antes mencionados, debes acudir a un ginecólogo para un diagnóstico preciso de la afección. Cada infección necesita una respuesta inmediata y un tratamiento determinado, pues no todos los antibióticos o antimicóticos, se deshacen del mismo tipo de bacterias o virus; también los medicamentos para restaurar el equilibrio vaginal y calmar el dolor, son muy variados, y solo un ginecólogo puede prescribir el tratamiento correcto.

ginecóloga diagosticando infección vaginal

Por otro parte, recomendamos los tratamientos naturales de FORMA COMPLEMENTARIA al farmacéutico, para aliviar más rápido los síntomas y como medidas preventivas ante la recurrencia del problema.

  • Nutrición adecuada: Reducción en la ingesta de carbohidratos procesados y azúcares. Mayor consumo de vegetales de hojas verdes. Alto consumo de agua.
  • Ajo y aloe vera: Antimicóticos y antibacterianos naturales, que pueden consumirse o aplicarse tópicamente.
  • Vitamina C: Fortalece el sistema inmune y cambia el PH de la orina para evitar la sobre población de levaduras, bacterias y virus. Puedes consumir un gramo de vitamina C al inicio de los síntomas para evitar las alteraciones bacterianas y de levaduras. Continuar con 500 mg cada 6 horas para control y reequilibrio de la flora bacteriana.
  • Arándano y fresas: Las mejores frutas por su alto contenido de vitamina C.
  • Evitar el limón y cítricos alcalinos: éstas frutas a pesar de ser ácidas, NO acidifican el PH de la orina sino que más bien lo ponen alcalino, empeorando así la cistitis.
  • Comer alimentos probióticos. Tales como el yogurt, para mejorar la salud de la flora bacteriana natural.

Cómo detectar infecciones con la copa menstrual

Al usar la copa menstrual, entramos en contacto directo con nuestra vagina y podemos apreciar fácilmente si algo va mal. No solamente durante la menstruación, sino que puedes usarla para hacerte un autoexamen, que te dará mayor información para comunicarte con tu ginecólogo.

tipos de infecciones genitales femeninas
  • Si tienes candidiásis, la copa menstrual saldrá manchada de flujo blanco y espeso (o marrón si se ha mezclado con la sangre) que no huele mal.
  • En caso de enfermedades de transmisión sexual, como la tricomoniásis o la clamidia, la copa menstrual presentará una cobertura de flujo amarillento, con un olor muy fuerte y desagradable.
  • Si sientes irritación o texturas anormales durante la colocación de la copa menstrual, podría ser VPH o Herpes, comprueba con la ayuda de un espejo si puedes observar llagas o verrugas en tu zona íntima.
  • El dolor o incomodidad aguda durante la introducción de la copa menstrual podría ser un claro síntoma de vaginitis, sobre todo si anteriormente nunca habías tenido éste problema.
  • Manchas de sangre en la ropa interior, y la sangre en la orina, e los días fuera de la menstruación, acompañadas de otros síntomas, son un indicio de una patología que se está complicando, y necesita tratamiento urgente.

Uso correcto de la copa menstrual para evitar infecciones

Como hemos dicho antes, es muy poco probable, y de hecho no se han registrado casos hasta ahora, de infecciones por vía de la copa menstrual. Esto se debe a que los materiales con los que están fabricados, están libres de químicos irritantes y tóxicos. No obstante, si no le das el mantenimiento correcto, los residuos acumulados en ella podrían impedir la adecuada salud vaginal.

¿Qué debes hacer siempre?

  • Lavarla con agua fría cada vez que te la cambies.
  • No usar papel higiénico ni servilletas para limpiarla, porque las fibras resecan la vagina, y propician el crecimiento bacteriano.
  • Esterilizarla en agua hirviendo o vapor, al terminar y empezar cada ciclo.
  • Guardarla cuando no se esté usando en una bolsa sedosa o de algodón, o en un estuche limpio, que se mantenga en un lugar fresco.

¿Puedo usar la copa menstrual si tengo o he tenido una infección vaginal?

Si llegases a descubrir que tienes una infección vaginal, teniendo la regla; en caso de que no te incomode, puedes seguir usando la copa menstrual, sin embargo procura cambiarla más seguido, cada 4 horas o menos, para evitar la concentración de bacterias. Lávala muy bien cada vez que la cambies y desinféctala como siempre al terminar el ciclo.

Una vez que hayas superado la enfermedad, puedes seguir usándola normalmente.

Es prácticamente imposible que la copa pueda causarte otra vez los síntomas, pero si quieres sentirte completamente segura, puedes comprar una nueva para tu tranquilidad mental.


Hemos llegado al final de éste artículo informativo sobre las infecciones vaginales y su relación con la copa menstrual. Si quieres más información sobre la copa menstrual puedes visitar éste sitio web todas las veces que desees, mantén informadas a las mujeres que quieres reenviando éste enlace en tus redes sociales.

¡Comparte con tus amigas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.